Bogotá, 31 de Enero de 2020

JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA 2020

Por: Omar Enrique Cristancho Gómez Pbro.
Arcipreste para la Vida Consagrada

31 de Enero 2020
JORNADA MUNDIAL DE LA VIDA CONSAGRADA 2020
A+ A-

En cada fraternidad de consagrados podemos reconocer a Cristo quien es presentado en el templo, verdadera luz que alumbra las naciones

Tenemos la oportunidad de celebrar, año tras año, y por la fiesta de la Presentación del Señor a la Vida Consagrada en la Iglesia. ¿Qué es la Vida Consagrada? Es una forma estable de vida en la que los bautizados se consagran a seguir a Cristo en comunidades que profesan los Consejos Evangélicos de Castidad, Pobreza y Obediencia.

 

Estas comunidades o fraternidades prestan a la Iglesia y al mundo de hoy distintos servicios en el campo de la enseñanza, de la caridad cristiana, de la promoción de la dignidad humana y respeto del medio ambiente; hasta en los retirados lugares en donde los consagrados se dedican a la oración y al trabajo, sirven a la Iglesia con su plegaria constante. Todo ello nos hace valorar las múltiples formas de vida consagrada como Don del Espíritu Santo.

 

En cada fraternidad de consagrados podemos reconocer a Cristo quien es presentado en el templo, verdadera luz que alumbra las naciones, Ungido y Consagrado que ha venido a traer en anticipo el tiempo de gracia del Señor. Cristo y María son imagen bíblica de aquella vida que se consagra enteramente al servicio de Dios en el hoy de la existencia.

 

En nuestra Vicaría Padre Misericordioso de la Arquidiócesis de Bogotá, contamos desde luego con la extraordinaria riqueza de la Vida Consagrada. Varias comunidades se dedican a la educación de los infantes y de las juventudes, en otras encontramos el servicio a los más pobres y marginados de la sociedad, en otras se ejerce la consagración desde el apostolado parroquial; finalmente están las formas de vida monástica, casas de cordial hermandad, continua oración y alabanza a Dios.

 

He tenido la grata oportunidad de acompañar a nuestro Vicario Episcopal, Mons. Juan Álvaro Zapata Torres, en las visitas que se han hecho a la gran mayoría de comunidades de Vida Consagrada. Nos ha sorprendido la acogida fraterna, la generosidad en el tiempo para compartir su historia y desafíos, así como la constante alegría y ‘santo buen humor’ que ha de caracterizar a un consagrado. Consagrados y Consagradas alegres es la imagen más bella que ha quedado en nuestro corazón.

 

Por eso queremos unirnos este dos de febrero a toda la Vida Consagrada para dar gracias a Dios por esta particular vocación de entrega y de servicio. Realizaremos Dios mediante una salida comunitaria al Municipio de Villa de Leyva para celebrar juntos la Eucaristía, compartir el regalo de la fraternidad y reencontrarnos en un ambiente de memoria histórica y de variada religiosidad.

 

Invito a los párrocos de nuestra Vicaría a aprovechar este mes de febrero para acercarnos una vez más a la Vida Consagrada que peregrina con nosotros en cada territorio parroquial. Hagamos sentir a los consagrados que de verdad pertenecen a nuestra parroquia y a nuestra Arquidiócesis, agradezcamos a Dios por su vida, su historia, sus fundadores y su misión en la Iglesia. Invitémosles a celebrar la eucaristía en la parroquia en acción de gracias por la vocación. Y entremos con la vida consagrada en un Nuevo Ritmo de relaciones cercanas y fraternas.

Desarrollo por San Pablo Multimedia