‘’ APERUIT ILLIS’’ Carta Apostólica con la que se instituye el Domingo de la Palabra de Dios

30 de Septiembre 2019
‘’ APERUIT ILLIS’’ Carta Apostólica con la que se instituye el Domingo de la Palabra de Dios
A+ A-

''La relación entre el Resucitado, la comunidad de creyentes y la Sagrada Escritura es intensamente vital para nuestra identidad'' Papa Francisco

Al cierre del mes de la biblia y en la celebración de la memoria litúrgica de San Jerónimo, el Santo Padre, ha promulgado la carta apostólica en motu proprio ‘Aperuit Illis’, donde instituye el Domingo de la Palabra de Dios, cuya celebración será cada tercer Domingo del Tiempo Ordinario para “crecer en el pueblo de Dios la familiaridad religiosa y asidua con la Sagrada Escritura”.

El Santo Padre resalta en esta carta apostólica que ‘’ La relación entre el Resucitado, la comunidad de creyentes y la Sagrada Escritura es intensamente vital para nuestra identidad. Si el Señor no nos introduce es imposible comprender en profundidad la Sagrada Escritura’’, así mismo recuerda las palabras de San Jerónimo cuando señaló «La ignorancia de las Escrituras es ignorancia de Cristo».

Por otro lado, el Papa, explica que un domingo pensado de manera especial en la Palabra de Dios, permite que ‘’la Iglesia reviva el gesto del Resucitado que abre también para nosotros el tesoro de su Palabra para que podamos anunciar por todo el mundo esta riqueza inagotable’’.

En la carta apostólica, el obispo de Roma resalta la intencionalidad de este día solemne como respuesta a las peticiones de los fieles: '' tengo la intención de responder a las numerosas peticiones que me han llegado del pueblo de Dios, para que en toda la Iglesia se pueda celebrar con un mismo propósito el Domingo de la Palabra de Dios. Ahora se ha convertido en una práctica común vivir momentos en los que la comunidad cristiana se centra en el gran valor que la Palabra de Dios ocupa en su existencia cotidiana’’.

El título de este motu proprio está basado en el pasaje bíblico de San Lucas, capítulo 25 versículo 45, «Les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras» uno de los últimos gestos que realizó Jesús Resucitado antes de su ascensión.  

Finalmente, el Sumo Pontífice, recuerda el acompañamiento que la Virgen María nos hace en el camino de escucha en la Palabra de Dios, ‘’ La bienaventuranza de María precede a todas las bienaventuranzas pronunciadas por Jesús para los pobres, los afligidos, los mansos, los pacificadores y los perseguidos, porque es la condición necesaria para cualquier otra bienaventuranza. Ningún pobre es bienaventurado porque es pobre; lo será si, como María, cree en el cumplimiento de la Palabra de Dios’’.

Carta Apostólica Aperuit Illis

Carta Apostólica Aperuit Illis

Descargar

Desarrollo por San Pablo Multimedia