Bogotá, marzo 22 de 2019

Cuaresma, tiempo de memoria y fidelidad

Por: Mons. Juan Álvaro Zapata Torres
Vicario Episcopal

22 de Marzo 2019
Cuaresma, tiempo de memoria y fidelidad
A+ A-

Este tiempo es memoria y fidelidad porque la cuaresma no puede ser dejar algo para retomarlo en la Pascua, es un dejar algo para siempre por amor a Dios 

La cuaresma es una oportunidad para el creyente de mirar intensamente su existencia desde la óptica del bautismo y en perspectiva hacia la Pascua, donde acontece el misterio de la salvación de la humanidad. El ser humano pasa con Cristo de la muerte a la vida, del pecado al perdón, y en este acontecimiento salvífico el hombre revive su historia de filiación y la invitación del Padre a la santidad, por ello, este es un tiempo para la memoria y la fidelidad personal.

Es tiempo de memoria porque cada cristiano está invitado a recorrer la experiencia de Dios en su vida, de esta forma podrá constatar, como lo hizo el pueblo de Israel, que el Padre Celestial lo ha buscado desde siempre haciéndose el encontradizo e insertándose de distintas maneras en su propia historia, con un solo propósito, ofrecerle su amor y misericordia. Asimismo, este hacer memoria permite evidenciar que, a pesar de esta bondad Paterna, muchas veces el bautizado es esquivo y soberbio para dejar entrar plenamente a Dios y hacer posible lo que el Espíritu Santo quiere hacer de cada uno, un “alter Christus”.

Desde esta perspectiva se hace necesario reflexionar respecto a la fidelidad que se ha tenido a los compromisos cristianos, al testimonio coherente de la fe y al ser sal y luz de la tierra como nos lo pide el Señor. En consecuencia, la cuaresma evidentemente nos ayuda a la autocrítica y al crecimiento espiritual dando un giro de conversión, para ser auténticos discípulos y misioneros en un mundo que busca acallar la voz de Dios y enviar la fe al ámbito privado, haciendo que el relativismo se constituya en la ley de la humanidad.

Por lo tanto, este tiempo es memoria y fidelidad porque la cuaresma no puede ser dejar algo para retomarlo en la Pascua, es un dejar algo para siempre por amor a Dios y mayor configuración con su Persona, para bien de la Iglesia y de la sociedad. La cuaresma es un tiempo que pone las bases para los demás tiempos del año y no simples 40 días con ciertos sacrificios, de ahí que la Pascua se convierta en un verdadero paso del Señor para hacernos creaturas nuevas.

Desarrollo por San Pablo Multimedia